Dosificación de precipitantes de fosfatos con bombas de membrana en plantas de tratamiento de aguas residuales

Los fosfatos son nutrientes importantes para los microorganismos y las plantas acuáticas. No obstante, una presencia excesiva en el agua puede tener graves consecuencias para el medio ambiente.

Por eso, los valores límite para la cantidad permitida de fosfatos se han ido reduciendo continuamente en los últimos años. Esto representa un gran desafío para los operadores de plantas de tratamiento de aguas residuales, porque ahora dependen más que nunca de bombas dosificadoras precisas, eficientes y fiables.

Solución

Las bombas LEWA ofrecen las siguientes ventajas para la dosificación de precipitantes de fosfatos en el tratamiento de aguas:

  • Dosificación exacta del precipitante (Cloruro de hierro(III))
  • Arranque de la bomba totalmente seguro desde cualquier condición de funcionamiento – no requiere el posicionamiento de la membrana
  • La máxima hermeticidad de la bomba impide un derrame del precipitante, que es extremadamente agresivo
  • Membrana sándwich patentada con sistema de protección de membrana DPS (Diaphragm Protection System) y supervisión de membrana
  • La válvula limitadora de presión integrada protege la bomba frente a situaciones de sobrecarga inadmisibles (golpes de ariete/choques de agua) que pueden ocasionar daños en la bomba o las tuberías
  • Costes del ciclo de vida mínimos debido a la alta eficiencia energética, bajos costes de mantenimiento y vida útil extremadamente larga de la membrana sándwich
  • Máxima fiabilidad y disponibilidad, incluso después de un error del operador o en caso de condiciones de funcionamiento extremas (por ej. conducto de presión o de aspiración cerrado)
  • Respetuoso del medio ambiente gracias a una gran seguridad operativa y un bajo consumo de electricidad

Información general

¿Qué sucede durante la precipitación de fosfatos?

Una precipitación de fosfatos es una reacción físico-química en la que los fosfatos se precipitan con sales de metales trivalentes. En ella se utilizan las sales inofensivas de hierro (III) y aluminio. Al inyectar las sales metálicas se generan iones metálicos cargados positivamente que reaccionan con los iones fosfato cargados negativamente. El fosfato metálico insoluble resultante se precipita en forma de pequeñas escamas finas.

El precipitante debe añadirse rápidamente en el lugar correspondiente, de modo que los iones puedan reaccionar entre sí en la medida suficiente. A continuación, se produce una fase de floculación en la que el fino producto de la precipitación puede acumularse para formar flóculos que sedimentan.

(Fuente: conaqua.de)

Persona de contacto

Con el navegador encontrará la línea de productos que más se adapta a sus necesidades.

Navegador de bombas

No se pierda ninguna noticia. Suscríbase a nuestro boletín informativo.

Suscríbase ahora